sábado, 18 de marzo de 2006

EL BOSQUE MEDITERRÁNEO II : BIOLOGÍA DEL SUELO.

Nada de lo dicho en el artículo anterior en relación al bosque mediterráneo sobreviviría sino fuese por la acción de miles de pequeños bichitos que a nivel edáfico permiten que toda la materia orgánica almacenada en el suelo fuera reciclada y utilizada de nuevo para la alimentación de otros seres vivos.

Los principales “actores de reparto” en el suelo son los insectos. A nivel mundial son más del 80 % de las especies de animales conocidos (hay sobre 1.500.000 de especies de animales en el mundo) y por ello su importancia es tan grande, aunque sólo sea en un determinado hábitat como éste. En el bosque mediterráneo son miles de especies de insectos que existen formando complejas cadenas tróficas esenciales para el mantenimiento de la vida en el bosque.

Lo que hacen estos bichos es trocear y partir sustancias tan complejas como la materia vegetal y permitir de este modo que éstas sean recicladas más rápidamente. La gran mayoría de la biomasa de un bosque es madera y el problema que tiene la madera es que es muy difícil de descomponer debido a que su composición es a base de sustancias muy estables y difíciles de digerir por un animal como son la celulosa, la hemicelulosa y la lignina. Únicamente esta descomposición puede ser llevada a cabo por bacterias, hongos y algunos protozoos, los/as cuales se pueden encontrar de forma libre en el suelo o en el tracto digestivo de ciertos animales (bacterias y protozoos) y que poseen enzimas (proteínas capaces de degradar...) como celulasas, hemicelulasas y amilasas. Estos insectos que son capaces literalmente de devorar madera se denominan xilófagos, pero aquí hay que matizar que dependiendo de si esa madera está viva o muerta estos bichos serán o no perjudiciales para el ecosistema. Si comen madera muerta serán beneficiosos para el bosque, ya que con su acción descomponedora ayudan a reincorporar materia orgánica en el suelo. Si por el contrario se alimentan de madera viva, es decir, de plantas y árboles en plena actividad, estos insectos se consideran dañinos ya que no reportan ningún beneficio al bosque, excepto de servir de alimento a otros animales.


La mayoría de estos xilófagos son Coleópteros (Escarabajos), pero también hay Hemípteros (Chinches), Lepidópteros (mariposas) e Isópteros (Termitas). Estos son algunos de ellos :
· Hemípteros. Como por ejemplo, los chinches cuyo alimento es la savia elaborada o floema de las plantas y que es transportada desde la zona superior de la planta (hojas) hasta partes tan distantes como las raíces. Este floema está cargado de azúcares, proteínas y sales minerales, de ahí su interés por parte de estos bichos. Pero, como todo, los chinches también son blanco-comida de numerosas aves de pequeño porte, aunque para evitar su exterminio total de una comunidad poseen un ciclo reproductivo sorprendentemente rápido que compensa las pérdidas, a veces, incluso sin el macho...
· Coleópteros. Dentro de los coleópteros destaca la familia de los Cerambícidos, unos escarabajos de la madera cuya característica principal es que poseen una largas antenas. Destaca por el daño que causa a encinas y alcornoques una especie denominada El Gran Capricornio de las encinas (Cerambix cerdo). Lo que hace este huésped indeseable es que excava túneles a través de la corteza y deposita sus huevos en el interior, cuando eclosionan estos huevos salen las larvas y comienzan a alimentarse de la madera (sobre todo del floema) y literalmente taladran el tronco del árbol provocando incluso su muerte. Otro escarabajo que está haciendo estragos indirectamente entre las poblaciones de olmos (aunque esta no sea una especie mediterránea) es el denominado Escarabajo de la Corteza, que sirve de vector transmisor de la Enfermedad Holandesa de los Olmos o Grafiosis, ya que en sus desplazamientos se lleva con él un viajero muy especial, un hongo microscópico llamado Ceratostomella ulmi que es el que realmente provoca la grafiosis y la muerte de árbol. Al igual que los olmos las encinas están siendo víctimas en los últimos años de un ataque fúngico por parte de otros hongos y provocan una enfermedad denominada “La Seca”.
· Isópteros. Son los grandes consumidores de la madera muerta y destacan de este grupo las Termitas, aunque ellas son incapaces de digerir y alimentarse de la madera sino fuera gracias a unos inquilinos microscópicos...los Protozoos. Estos microorganismos se hayan en el tubo digestivo de las termitas en una asociación simbiótica, es decir, una convivencia en la cual ambos salen beneficiados. El protozoo descompone químicamente la madera y estas sustancias químicas son aprovechadas por el insecto, y el protozoo obtiene del insecto sustancias que el no puede sintetizar (vitaminas, proteínas, factores de crecimiento)


De una u otra forma estos seres de la madera son vitales para el bosque mediterráneo ( y en general para cualquier bosque) ya que son los únicos capaces de “echar mano” a la casi indestructible madera. Gracias a estos bichos que fragmentan, trocean y parten la madera se favorece su ataque por parte de hongos y bacterias que son los que la descomponen químicamente y estas sustancias químicas posteriormente serán absorbidas por el suelo y reincorporada de nuevo para formar otras estructuras vegetales y de esta forma mantener constante la regeneración de un ecosistema que sino fuera por estos actores tan especiales no existiría.

©Emilio J. Orovengua

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena publicacion, te comento que estoy realizando una investigacion acerca de arboles de caoba que estan siendo danados por termitas, diferencie 2 tipos por su color (unas blancas y otras canelas) aunque mi estudio se enfoca a objetivos comerciales y financieros e puesto interes en el ataque de estos insectos de los cuales observe que un 84% fueron termitas blancas. Las termita atacan arboles vivos de diferentes diametros como esta no es mi area me causa confusion el hecho de aclarar porque este comportamiento, si esta en ti aclararme de manera general el comportamiento de estos insectos te lo agradeceria, y en base ello podre enriquecer la investigacion. josuegarcifer@gmail.com Guatemala

Anónimo dijo...

me gusta mucho es muy interesante yo estoy haciendo un trabajo de bichos y me ha salido super bien muchas gracias